miércoles, 10 de marzo de 2010

El profe escribe...

Hola, caminante:
Es gratificante saber que uno hace un trabajo (en mi caso el de docente: soy profesor de Lengua y Literatura), y que los alumnos (incluso aquellos que lo fueron y que hoy son amigos) no sólo recuerdan la labor del "profe" frente al pizarrón, sino que le siguen escribiendo y festejando lo que, con tanto empeño, trata de llevar adelante. ¿Que por qué digo esto? Me pasó en estos días que recibí una felicitación de uno de aquellos inolvidables alumnos que he tenido (valga mencionar que, a la fecha, el tal muchacho se ha vuelto un valioso lector/escritor): aparentemente le ha gustado mucho mi cuento No hay tal lugar, que he publicado en dos ocasiones: una vez en papel (Revista Aventurama 22) y otra en la red (cuyo vínculo resalto más arriba), en NGC 3660. En fin, quería hacer esta mención porque hagas lo que hagas en esta vida, caminante, conviene que lo realices de la mejor manera posible, dando lo mejor de ti.
Créeme: seguramente, alguien te lo agradecerá :-) 
Publicar un comentario