viernes, 17 de julio de 2009

Sobre el arte de escribir: el uso estratégico del punto y aparte.

Hola, caminante: no sé si he escrito mucho hasta la fecha; pero en mi peregrinar me he dado cuenta de un par de cosas, a la hora de escribir. Una es la del uso del punto y aparte. Es bueno que llames la atención del lector. ¿A qué me refiero? Hay que deslizar en nuestros textos, a medida que los vamos escribiendo, determinadas "llamadas de atención". Ejemplo:
El hombre de negro se acercó poco a poco. Se detuvo cerca de los barrotes. (Punto y aparte)
El reo lo observó...
Etcétera.
¿Qué pasaría si la oración "El reo lo observó" estuviera seguida de la última oración del párrafo inmediatamente anterior? Es posible que el significado fuera el mismo; pero si se la escribe aparte, el lector levanta la guardia: "Algo pasará", piensa. "Hemos llegado a un punto crítico". ¿Qué pasará? El lector no lo sabe: tal vez el hombre de negro diga algo; talvez, el reo lo apuñale antes de que abra la boca: la última oración, escrita aparte, insisto, previene al lector de que algo importante ocurrirá; lo pone en situación: llama su atención.
Bien, caminante, espero que haya aportado algo más a tu peregrinar por el mundo de la lectura y la escritura. Veré de acercarte otras meditaciones al respecto, dentro de poco :-)
Publicar un comentario